WRP 49. ¿Qué es un Dead End en desarrollo de software?

Este podcast dura 30:56. Solo puedes acceder al contenido completo si te suscribes a la zona premium.

El callejón sin salida del software antiguo, otra oportunidad para seguir aprendiendo.

Otra semana más dándole la vuelta al calcetín del desarrollo y la programación.

Sorteo de 1 hora de programación en pareja

Sigue abierto el sorteo, te explico como participar en el episodio anterior, el 48.

El Antipatrón Dead End

Los callejones sin salida no son muy recomendables.

Y muchos menos en sitios "construidos" por uno mismo.

Esta es la historia de Antonia, la Cigüeña (puedes escucharla si das al botón de play más arriba).

—Hay que tirarlo todo.

—¿Todo?

—No puede quedar piedra sobre piedra.

—Pero mire, es que es mi casa.

Esta es la conversación que Antonia tenía con el arquitecto.

Este miraba al plano y negaba con la cabeza.

Sin parar.

Como si tuviera un muelle.

—Pero oiga, ¿no se puede hacer otra cosa?

El arquitecto decía que eso estaba construido sin ningun orden. Que era imposible vivir en una casa así.

Antonia se defendía, decía que fuera lo que fuera aquella era su casa.

Era todo un personaje. Una persona y una casa, hechas a sí mismas.

Si te digo como a llamaban en el barrio, lo vas a entender rápido: la Cigueña.

Ni era alta, ni tenía alas.

Era conservadora. Muy conservadora.

Se quedó en la calle en una de las crisis. De esas que te dejan sin dinero. Sin ánimos. Sin vida.

Decidió ocupar un espacio de esos a los que nadie mira cuando pasa. Tu tampoco. Una esquina sin dueño. Entre dos paredes. En la parte de atrás de una carretera.

Primero unos cartones. Luego piedras. Más tarde ladrillos.

No sabía nada de construir, pero si quiso que aquello fuera lo más digno posible. Iba a ser su casa.

Se preocupó de aislarla, de poner el mejor techo posible, muebles limpios, una cama. Hasta consiguió una estufa para calentar la estancia.

Cualquiera ha visto palacios más sucios y más infestos.

Además Antonia siempre tenía una pastita de té para ofrecerte. A veces con un café. Otras veces, no.

Al arquitecto aquel también se la ofreció. No la quiso.

Solo quería demoler.

La autopista tenía que crecer y no quería esperar a que Antonia decidiera mudarse.

¿Acaso aquel espacio al que nadie miraba podría tener mejor dueña?

Reto semanal

Otro reto, esta vez jugando con las clases y con el patrón Builder, utilizando clases "factory".

Si quieres participar de esta fiesta del aprendizaje, suscríbete al Premium.

Aquí te lo cuento todo: https://www.danielprimo.io/nivel

No hay comentarios aún, ¿te animas?

Para escribir comentarios puedes identificarte o suscribirte.